Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

15 feb. 2011

Te tengo a las seis

Buenos días (me sonríes)... ¿Ya estás mejor? (tú contestas) Me alegro (silencio)... Bueno, hasta pronto... (me doy la vuelta, doy dos pasos, pero luego regreso hacia a ti) ¡Eh! Espera, no te vayas... Esto... He pensado que era buena idea decirte que hoy es un día soleado. Así que deja ya de creer que está lloviendo. Porque hoy es un día soleado. El cielo está despejadísimo, ya no hay más tormentas. Vive, por favor, vive. Porque no es fácil verte así. Es más, no me creo que te esté viendo así. No soy nadie en tu vida, lo sé. Perdí el derecho a decirte nada hace algún tiempo... pero ahora mismo, creo que te tengo a las seis. (Más silencio) Lo siento, y bueno ahora sí, hasta pronto. (Me detengo, pero no es por mí, sino por ti) Oye, esto no es una buena idea, pero tampoco puedo detenerte ahora. (El silencio ha terminado en tus manos).

1 comentario: