Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

29 jun. 2011

EMQLA

ESAS RISAS

Al final de la primera noche nos cachondeábamos de las cosas que se nos pasaban por la cabeza. Y cuando me despedí de ella le pedí su número de teléfono un poco descaradamente para acordarme de ella al día siguiente. No dudó en dármelo, es más, lo hizo como el que se lo da a un compañero de siempre.
   Eres tú que me lías a mi jum.
   Pero te mola que te lie.
   Sabes que no.
   Seh  claro, lo que tú digas cielo.
   Llevas 20 minutos demás... lalala soy maravillosa.
   Jajaja ¡te odio! Jajaja.
   Lo sé. Pero fijo que mañana te vas a acordar de mí. Aunque sea odiándome.
   Si me das tu número, más XD
Y sin planearlo, me acordé de ella al día siguiente. Por la tarde estando con Juan y Sandra en el Jardín Botánico, de pronto en uno de los invernaderos… plaf:
Qué razón tenía sin saberlo. Fue la primera vez que la recordé. No habían pasado más de 24 horas y su recuerdo ya me estaba persiguiendo… han pasado demasiados meses desde aquella primera vez y todavía lo sigue haciendo. Y a veces me planteo que tal vez debería odiarla, pero no me sale.
Aquel domingo Cris y yo fuimos al cine a ver The last song en la sesión matinal. Era nuestra sesión favorita porque podíamos disfrutar de la sala casi para nosotras solas, sin los incómodos ruidos de los típicos tocanarices de la última fila o de esos que miran de reojo para ver hasta el más simple detalle que teníamos. Y es que a veces es un agobio tener a gente respirándote en la nuca cuando quieres besar a tu chica o, en mi caso, a mi ex.
¿Sabéis? A pesar de que ella ya no está más conmigo, que no está más en Madrid, siempre que veo que hay un buen estreno me escapo a TresAguas a la sesión matinal de los domingos para recordarla a ella, a sus ganas de comer palomitas dulces desde temprano y su olor a Amor, Amor. Y si, posiblemente, la esté echando muchísimo de menos ahora.
Como esperaba la película le tocó la fibra sensible a Cris, ella siempre tan… ella. Le gustaba decirme «Me gustan las películas que emocionan, esas que aunque no lo vives, aunque puede que sea todo ficción, hacen que te emociones. A veces es bueno que algo externo a ti haga explotar todo ese flujo de sentimientos que tienes y que tus emociones exploten». En verdad, no era una chica que se encuentra todos los días: casi tan imposible como que la que va a las rebajas y encuentra una camiseta, pantalón, sudadera, etc. Que sea la adecuada. Y a pesar de que estaba con Cris y que lo era casi todo para mí aún, esa mañana solo deseé recordar esa primera conversación con aquella chica a dos mil kilómetros de mí.
   Te acabo d dar un toque, ¿eh? Chao. Besos.
   Pues yo no sentí nada lalala… ¡ah al móvil!
   Jajajajajaja — menuda loca…— ¿Dónde te creías que era el toque?
   ¿Tú no te ibas a dormir desde hace rato?
   Sí… — y dije una gran verdad: — pero tengo una canaria que me vuelve loca.
Me sentía bien al lado de Cris; quiero decir, habíamos roto, pero sabía que podía seguir contando con ella para todo, sabía que era mi amiga, que no me iba a faltar nunca en ese sentido…

Esa Mierda Que Llamamos Amor

UN DÍA NORMAL Y CORRIENTE

4 de junio de 2010. De aquel día recuerdo que ya no fui a clase, me acercaba a la academia porque me resultaba más cómodo moverme por Móstoles que tener que ir hasta Madrid para atender en las clases de repaso para la PAU, a fin de cuentas, me presentaría con suerte en la convocatoria de septiembre si aprobaba Matemáticas y Física.
Recogí del cole a mi hermano, comimos en casa y me puse a leer La ladrona de libros. Luego me llamo mi ex novia/rollo/amiga para irnos a tomar algo a Xanadú. Con ella tenía una relación especial, porque aunque habíamos roto, de momento todavía sentíamos algo… costumbre, cariño, llamadlo como queráis, pero había algo que nos impedía alejarnos. Hacía bastante calor ya, por lo que la espera del autobús en pleno sol era eterna.
A Cristina, que así era como se llamaba mi ex, le gustaba decirme «Vámonos a tomar algo al Starbucks» y usaba eso para llevarme por las tiendas que más le gustaban, vamos que me llevaba de compras antes de tomarnos algo. Esa tarde sólo quiso mirar, así que no tardamos demasiado en llegar al Starbucks. Ella se pidió un Iced Mocca y yo un Mocca Frappuccino; nos sentamos en los sofás que hay frente a la pista de nieve para ver cómo la gente se caía a ratos, nos divertía ver los mamporros que alguno se daba.

21 jun. 2011

Que no... (M18)

Entérate:

 

Y hoy soy yo la que te dice lo que tú a mí hace unos meses: «Ahora estás tú... estamos tú y yo. He decidido arriesgar por todas esas cosas que me haces sentir cuando tú estas cerca. Porque cuando tú estás, los días dejan de ser todos iguales... y ya no me importa si ahi fuera llueve, nieva o hace sol, porque ahora estás a mi lado. Y tampoco me importa sentir miedo, porque cuando me abrazas cuando me quedo a dormir contigo, el miedo desaparece»

QUE SÍ, QUE AHORA QUE SÉ QUE TE QUIERO A TI  
VOY A PONER TODA LA CARNE EN EL ASADOR
  

18 jun. 2011

Nunca. Tal vez. Quizás

Nunca creí que pudiera enamorarme de verdad antes de los 25. Mucho menos creí que fuera de una chica a quien no había visto en la vida. Nunca creí que la vida me regalaría unos ojos azules bajo la lluvia de enero, ni el valor de coger un avión para verlos. Nunca he creido en las historias de amor y no creo que lo haga,  nunca. Es muy fácil decir "te olvidaré", nunca lo es hacerlo. La pregunta es, ¿nunca? ¿Qué coño significa nunca? Creo que nunca significa que no existe la más mínima posibilidad para que algo ocurra. Pero, ¿sabeis un secreto? Nunca es la palabra más mentirosa que conoceré mientras viva.
Tal vez lo supere o le quite importancia. Tal vez que separaramos nuestros caminos sea lo mejor que nos haya podido pasar. Tal vez encuentre la forma de querer a alguien sin que me duela, o encuentre a alguien que haga que quererle no me duela. Tal vez no me lleguen más respuestas y lo mejor sea que no las espere. Tal vez arriesgar menos acabe rompiéndome más, ¿o es al revés? Bah, quién sabe. Tal vez creo que son dos palabras de personas optimistas, pero sinceramente son dos mierdas de palabras porque crean en mí y en cualquiera la esperanza de...

14 jun. 2011

Gilipolleces :)

«Lo que puedo decirte para que comprendas mis idas y venidas es que creo que todavía no ha aparecido nadie lo suficientemente importante como para sentar la cabeza ni tener nada serio. 
Sabes a la perfección que la única persona que se acerca a la descripción de «persona importante» para mí fue Ella. ¿Sabes? Con ella había una confianza que iba mucho más allá de "me he enrollado con..", que sinceramente poco me importaba por todas las circunstancias bajo las que estuvimos siempre.
Era de esa confianza que la llevaba a hablarme de lo que le gustaba, de lo que sentia miedo, de lo que le daba fuerza, de sus planes, del futuro... y lo mismo yo... que le hablaba de mis miedos y mis inseguridades, de mis problemas en casa, de mis metas, de lo que era importante para mí... a mi parecer, hablabamos del tipo de cosas que no le cuentas a cualquiera... 
Y fuera de la confianza estaban las bromas, las risas, las paridas, las broncas... jajaja nos lo teníamos muy bien montado... porque podíamos estar semanas sin hablar, pero en 2 horas ya habíamos hecho todo eso... y lo único que bueno que se mantiene a salvo de toda la realidad que nos rodea ahora es la confianza. A veces ella sigue contándome esas cosas que no quiere o no le gusta contarle a nadie o a muchas personas y yo sólo soy capaz de hablar con ella de temas que no me sale contarle a nadie más, cosas que ni siquiera hablo contigo o hablé con otras personas en su momento. Creo que querer a alguien no sólo es darse besos y tener sexo, ambas cosas muy sanas, sobre todo lo segundo jajaja; creo querer a alguien significa apoyarle, es decirle cuando las cosas estan mal, cuando debe parar, es estar a su lado sin siquiera estarlo, es mucho más que darse un beso y decir «te quiero», aunque haya ocasiones en las que solo con eso basta. Y quizás no sea un amor perfecto, ni estable, pero sinceramente, no busco la perfección ni la estabilidad, busco una persona que me dé todo eso sin llegar a resultarme predecible, y eso es algo en lo que Ella era la mejor jajajajajaja. 
Sí, es verdad, me hizo daño, pero yo lo supe desde el principio, sabía lo que me suponía, sabía que si le daba mi corazón ella podía romperlo y decidí arriesgar a pesar de que para todo el mundo fuera la mayor gilipollez que he podido hacer hasta ahora. Pero bueno, ahora Ella es un tema a olvidar. Sabes que si las cosas hubieran sido diferentes desde el principio, quizás hubiera sentado la cabeza, pero no fue así y puede que por todo lo que pasó, ahora me cueste más encontrar a alguien a quien querer, en quien pensar que arriesgar no me parezca una gilipollez, puede que sea por eso por lo que tenga más idas y venidas que nunca y puede esté equivocándome de nuevo con esa otra chica, que quizás no debería esperar todo eso, pero es lo que hay...»

8 jun. 2011

El gran día

Me desperté, eran las 6:30 de la mañana, mi móvil tenía que despertarme a las 8:00. Sudaba, dormí sin taparme con las sábanas, pero sudaba... Putos nervios. Una ducha con agua muy caliente, un café, y una pila de apuntes. Ayer era el gran día. "Vamos, ya has pasado por esto. No es nada, te vas a superar... Pero... Joder, ¿cómo era aquella fórmula?". 
Me tomé el café y decidí no mirar más los apuntes, no era sano. En la tele: Anatomía de Grey, último capitulo de la segunda temporada, lo amo. "Lo que yo elijo eres tú"... Joder, me vienen a la cabeza muchos recuerdos, demasiados para ser exactos... Publicidad y corro a mi habitación, en el cajón de la mesa del ordenador, sigue ahí, intacta, como si la hubiera recibido ayer... Y dentro lo que busco... Me lo meto al bolsillo con un deseo en la cabeza: "Vamos chicos, ayudadme como en septiembre". Además, encuentro una foto de unos ojos verdes, la recuerdo sentada en la cama y lloró... 

6 jun. 2011

Nadie te lo asegura

Simplemente espero que llegue a odiarme, a odiarme de verdad...
Es sencillo, cuando quieres a alguien y quieres su bien, haces todo lo
que está en tu mano para conseguirlo. Por que es muy fácil decir "te
quiero", pero demasiado difícil demostrarlo.