Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

23/2/2011

760 palabras

Hace un par de semanas te decía que cuando hablaba contigo sentía que desaparecía. Esta semana, me toca decirte que siento que me estas rompiendo. Me rompes cuando hablo contigo porque me tengo que tragar todo lo que siento para no cagarla, para que no te vayas. Me rompes y haces que mi Yo malo salga de nuevo. Y no quiero volver a ser una mala persona porque la mala persona que era ya la he dejado atrás. Me estoy cansando de que me rompas en todo momento, me estoy cansando de todo esto porque me he pillado por ti pero hay otra persona estupenda esperando a que le dé una jodida oportunidad para demostrarme que es lo que necesito. Y pasa que no puedo darle esa oportunidad porque te quiero a ti y necesito tiempo para sacarte de mi vida. Lo triste es que tenga que hacerlo.


Hace relativamente poco tiempo yo era una persona con planes. Me había pillado y eso hizo que yo cambiara. Quería despertarme todos los días con la sonrisa de mi chica y que nada me importara tanto como su felicidad. Quería enseñarle lo que era, lo que me gustaba, lo que me enfadaba. Quería mirarla a los ojos y saber que era ella todo lo que necesitaba. Pero algo cambió y mis planes desaparecieron. De pronto un día de junio apareciste tú y mis planes volvieron. Pero no eran los mismos. Me volví a pillar, me estaba pillando y me rompiste. La elegiste a ella, decidiste elegirla y mis planes tuvieron que desaparecer.




Yo ayer por la tarde te dije algo que no debía decirte, algo que desde hace algún tiempo no te decía. Te pregunté que si querías casarte conmigo, te lo pregunte porque te había enviado un anillo, mi anillo. Un puta locura, pero te encantan. Y me dijiste que sí, que querías casarte conmigo. Me dijiste que todavía había algo pero te cuesta aceptarlo. Pero esa misma noche me dices que estás con ella. Y lo único que consigues es romperme de nuevo.
Sé que esto es complicado, sé que a veces por tu mente se pasa la idea de no haberme conocido para no tener que pasar por esto y sé lo mucho que deseas que de una forma u otra se acabe. Sé que incluso estarías dispuesta a proponerte que te odie, pero ¿sabes una cosa? Por mucho que lo intentes, no conseguirás nunca que te odie. Simplemente, consigues romperme, nada más que eso.

Hay una cosa que puedo intentar hacer. Y es que puedo intentar que cambies de opinión. Sé que es casi imposible, que ella seguiría ganando, pero puedo intentarlo porque por mucho que me lo niegues, que se lo niegues a todo el mundo, que te lo niegues a ti, todavía me quieres, todavía estas pillada. Y no puedes ni quieres evitar que tu pulso se acelere cuando te digo que te mando mi anillo, no puedes ni quieres evitar sonreír como una estúpida delante del monitor cuando te lo digo… no puedes ni quieres porque todavía sigues pillada. Pero te tragas lo que sientes porque es lo más seguro. Deja de aparentar que no te importo, porque no es así; sé que te hago sentir como eres, la que es diferente, la que nadie conoce… pero yo creo que te conozco. Sé que la has elegido a ella, lo sé a la perfección, pero hay algo que debes saber: lo que yo elijo eres tú. Y hace tiempo podría haberte dicho abiertamente que eras tú con quien quería despertarme, acostarme y hacer todo lo que estuviera entre medias. Porque si hubiera tenido que elegir, si yo tengo que elegir, te elijo a ti. No sé tú, pero creo que te he dicho ya de mil maneras, de todas las que se me han ocurrido, lo que siento por ti. Ahora eres tú la que por un momento debe pararse a pensar que es lo que quiere en realidad, porque si en realidad la quieres a ella y nada más, deberías dejarme ir, lo cual no puedes porque me quieres, porque si la quisieras a ella deberías haberme borrado de todas partes desde hace mucho tiempo. No te voy a pedir que elijas, porque sé que la elegirás de nuevo, lo que te voy a pedir es que si de verdad me quieres, ya no sólo como algo más, sino como amiga, si de verdad me quieres no me rompas más. 

PD: se me había olvidado decirte que te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada