Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

2 feb. 2011

Princesa

Buenos días princesa, ¿cómo te encuentras hoy?
No imaginas la emoción que siento al verte después de tanto tiempo, aunque mis manos ya no sean tuyas, aunque tu corazón ya no sea mío, aunque ya no seamos nada… ¿Es que no recuerdas cuando mis latidos te despertaban diciéndote “te amo”? ¿Y acaso has olvidado cuando tus sábanas nos abrazaban, haciéndonos uno y mis dedos rozaban cada milímetro de tu cuerpo?
Nunca comprendiste cuanto te quería, pero seguías siendo mi princesa porque cada noche estaba ligada a tus caricias, a tus besos, a tu cuerpo. Era adicta a tus ojos, esos ojos que me decían todo, esos ojitos que me llevaban al paraíso, que engañaban a mis sentidos… pero mucho más lo era a tus labios, que aun siguen sobrepasando la perfección, porque cada beso, me hacia navegar mar adentro en el horizonte de tu amor y tu aliento me llenaba de ilusión por cada nuevo día al despertar a tu lado viendo nuestros cuerpos entrelazados. Y en tu cabello encontraba un bosque de ensueño dónde jugaba a ser un pájaro que iba de rama en rama, cada vez bajando, cada vez más enamorada…
Pero llegó el día en que se acabo la magia, y quisiera olvidarlo pero lo tengo grabado en el alma a fuego lento, marca de herida permanente de dolor. 21 de febrero, 6 meses a tu lado, que más se parecían a 60 años; tú querías volar mucho más allá, y en tu segundo intento me dejaste abandonada, sin un porqué, desengañada.
Y desde aquel día viajo a la deriva sin mas que tu recuerdo… pero aun te quiero, más que a nada en este mundo, más que a nada en la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario