Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

17 jul. 2011

Adiós!

Bueno, para aquellas personitas que esperaban seguir leyendo las cosas más o menos decentes que escribía, siento comunicar que echo el cierre a Susurros del mar.
Quiero decir que no volveré a utilizar este blog, básicamente porque es una tortura, porque si cree este blog fue por una persona que me inspiró a hacerlo y a escribir la mayor parte de lo que hay aquí escrito. Bueno, los que me hayais leído, podréis identificar que en muchas de mis entradas siempre acabo hablando de ella pero el caso es que ya no puedo, no me sale seguir aquí escribiendo y menos para ella.
No puedo seguir aferrándome a algo que dejé ir y además que no es mío, que tal vez no lo fuera nunca, pero eso son discusiones aparte. Porque sí, yo escribía era para ella, y eso lo sé yo, lo sabe ella y lo sabe todo el mundo que sepa de esta historia, y es algo que no se puede negar.
Sí, sería fácil que siguiera escribiendo de otras cosas y de otras personas aquí, pero lo siento, para mí no lo es. Y en fin... creo que lo mejor es que no vuelva más a escribir aquí... pero esto no quita que más adelante me vea con las ganas suficientes como para abrir otro blog y empezar otra vez :)
Sólo espero que os hayan gustado al menos un poquito las entradas que se quedarán aquí para siempre. (Jajaja vaya cosa, todo se quedará aquí para SIEMPRE, pero lo más seguro es que los sentimientos que hay en ellos escritos no...) En serio, espero que os hayan gustado los susurros del mar y que para que esto no quede tan feo ni triste, ya os deje hace unas semanas dos trocitos de mí, más o menos alegres de parte de esta historia que ya ha tocado suelo.


Un abrazo :)

29 jun. 2011

EMQLA

ESAS RISAS

Al final de la primera noche nos cachondeábamos de las cosas que se nos pasaban por la cabeza. Y cuando me despedí de ella le pedí su número de teléfono un poco descaradamente para acordarme de ella al día siguiente. No dudó en dármelo, es más, lo hizo como el que se lo da a un compañero de siempre.
   Eres tú que me lías a mi jum.
   Pero te mola que te lie.
   Sabes que no.
   Seh  claro, lo que tú digas cielo.
   Llevas 20 minutos demás... lalala soy maravillosa.
   Jajaja ¡te odio! Jajaja.
   Lo sé. Pero fijo que mañana te vas a acordar de mí. Aunque sea odiándome.
   Si me das tu número, más XD
Y sin planearlo, me acordé de ella al día siguiente. Por la tarde estando con Juan y Sandra en el Jardín Botánico, de pronto en uno de los invernaderos… plaf:
Qué razón tenía sin saberlo. Fue la primera vez que la recordé. No habían pasado más de 24 horas y su recuerdo ya me estaba persiguiendo… han pasado demasiados meses desde aquella primera vez y todavía lo sigue haciendo. Y a veces me planteo que tal vez debería odiarla, pero no me sale.
Aquel domingo Cris y yo fuimos al cine a ver The last song en la sesión matinal. Era nuestra sesión favorita porque podíamos disfrutar de la sala casi para nosotras solas, sin los incómodos ruidos de los típicos tocanarices de la última fila o de esos que miran de reojo para ver hasta el más simple detalle que teníamos. Y es que a veces es un agobio tener a gente respirándote en la nuca cuando quieres besar a tu chica o, en mi caso, a mi ex.
¿Sabéis? A pesar de que ella ya no está más conmigo, que no está más en Madrid, siempre que veo que hay un buen estreno me escapo a TresAguas a la sesión matinal de los domingos para recordarla a ella, a sus ganas de comer palomitas dulces desde temprano y su olor a Amor, Amor. Y si, posiblemente, la esté echando muchísimo de menos ahora.
Como esperaba la película le tocó la fibra sensible a Cris, ella siempre tan… ella. Le gustaba decirme «Me gustan las películas que emocionan, esas que aunque no lo vives, aunque puede que sea todo ficción, hacen que te emociones. A veces es bueno que algo externo a ti haga explotar todo ese flujo de sentimientos que tienes y que tus emociones exploten». En verdad, no era una chica que se encuentra todos los días: casi tan imposible como que la que va a las rebajas y encuentra una camiseta, pantalón, sudadera, etc. Que sea la adecuada. Y a pesar de que estaba con Cris y que lo era casi todo para mí aún, esa mañana solo deseé recordar esa primera conversación con aquella chica a dos mil kilómetros de mí.
   Te acabo d dar un toque, ¿eh? Chao. Besos.
   Pues yo no sentí nada lalala… ¡ah al móvil!
   Jajajajajaja — menuda loca…— ¿Dónde te creías que era el toque?
   ¿Tú no te ibas a dormir desde hace rato?
   Sí… — y dije una gran verdad: — pero tengo una canaria que me vuelve loca.
Me sentía bien al lado de Cris; quiero decir, habíamos roto, pero sabía que podía seguir contando con ella para todo, sabía que era mi amiga, que no me iba a faltar nunca en ese sentido…

Esa Mierda Que Llamamos Amor

UN DÍA NORMAL Y CORRIENTE

4 de junio de 2010. De aquel día recuerdo que ya no fui a clase, me acercaba a la academia porque me resultaba más cómodo moverme por Móstoles que tener que ir hasta Madrid para atender en las clases de repaso para la PAU, a fin de cuentas, me presentaría con suerte en la convocatoria de septiembre si aprobaba Matemáticas y Física.
Recogí del cole a mi hermano, comimos en casa y me puse a leer La ladrona de libros. Luego me llamo mi ex novia/rollo/amiga para irnos a tomar algo a Xanadú. Con ella tenía una relación especial, porque aunque habíamos roto, de momento todavía sentíamos algo… costumbre, cariño, llamadlo como queráis, pero había algo que nos impedía alejarnos. Hacía bastante calor ya, por lo que la espera del autobús en pleno sol era eterna.
A Cristina, que así era como se llamaba mi ex, le gustaba decirme «Vámonos a tomar algo al Starbucks» y usaba eso para llevarme por las tiendas que más le gustaban, vamos que me llevaba de compras antes de tomarnos algo. Esa tarde sólo quiso mirar, así que no tardamos demasiado en llegar al Starbucks. Ella se pidió un Iced Mocca y yo un Mocca Frappuccino; nos sentamos en los sofás que hay frente a la pista de nieve para ver cómo la gente se caía a ratos, nos divertía ver los mamporros que alguno se daba.

21 jun. 2011

Que no... (M18)

Entérate:

 

Y hoy soy yo la que te dice lo que tú a mí hace unos meses: «Ahora estás tú... estamos tú y yo. He decidido arriesgar por todas esas cosas que me haces sentir cuando tú estas cerca. Porque cuando tú estás, los días dejan de ser todos iguales... y ya no me importa si ahi fuera llueve, nieva o hace sol, porque ahora estás a mi lado. Y tampoco me importa sentir miedo, porque cuando me abrazas cuando me quedo a dormir contigo, el miedo desaparece»

QUE SÍ, QUE AHORA QUE SÉ QUE TE QUIERO A TI  
VOY A PONER TODA LA CARNE EN EL ASADOR
  

18 jun. 2011

Nunca. Tal vez. Quizás

Nunca creí que pudiera enamorarme de verdad antes de los 25. Mucho menos creí que fuera de una chica a quien no había visto en la vida. Nunca creí que la vida me regalaría unos ojos azules bajo la lluvia de enero, ni el valor de coger un avión para verlos. Nunca he creido en las historias de amor y no creo que lo haga,  nunca. Es muy fácil decir "te olvidaré", nunca lo es hacerlo. La pregunta es, ¿nunca? ¿Qué coño significa nunca? Creo que nunca significa que no existe la más mínima posibilidad para que algo ocurra. Pero, ¿sabeis un secreto? Nunca es la palabra más mentirosa que conoceré mientras viva.
Tal vez lo supere o le quite importancia. Tal vez que separaramos nuestros caminos sea lo mejor que nos haya podido pasar. Tal vez encuentre la forma de querer a alguien sin que me duela, o encuentre a alguien que haga que quererle no me duela. Tal vez no me lleguen más respuestas y lo mejor sea que no las espere. Tal vez arriesgar menos acabe rompiéndome más, ¿o es al revés? Bah, quién sabe. Tal vez creo que son dos palabras de personas optimistas, pero sinceramente son dos mierdas de palabras porque crean en mí y en cualquiera la esperanza de...

14 jun. 2011

Gilipolleces :)

«Lo que puedo decirte para que comprendas mis idas y venidas es que creo que todavía no ha aparecido nadie lo suficientemente importante como para sentar la cabeza ni tener nada serio. 
Sabes a la perfección que la única persona que se acerca a la descripción de «persona importante» para mí fue Ella. ¿Sabes? Con ella había una confianza que iba mucho más allá de "me he enrollado con..", que sinceramente poco me importaba por todas las circunstancias bajo las que estuvimos siempre.
Era de esa confianza que la llevaba a hablarme de lo que le gustaba, de lo que sentia miedo, de lo que le daba fuerza, de sus planes, del futuro... y lo mismo yo... que le hablaba de mis miedos y mis inseguridades, de mis problemas en casa, de mis metas, de lo que era importante para mí... a mi parecer, hablabamos del tipo de cosas que no le cuentas a cualquiera... 
Y fuera de la confianza estaban las bromas, las risas, las paridas, las broncas... jajaja nos lo teníamos muy bien montado... porque podíamos estar semanas sin hablar, pero en 2 horas ya habíamos hecho todo eso... y lo único que bueno que se mantiene a salvo de toda la realidad que nos rodea ahora es la confianza. A veces ella sigue contándome esas cosas que no quiere o no le gusta contarle a nadie o a muchas personas y yo sólo soy capaz de hablar con ella de temas que no me sale contarle a nadie más, cosas que ni siquiera hablo contigo o hablé con otras personas en su momento. Creo que querer a alguien no sólo es darse besos y tener sexo, ambas cosas muy sanas, sobre todo lo segundo jajaja; creo querer a alguien significa apoyarle, es decirle cuando las cosas estan mal, cuando debe parar, es estar a su lado sin siquiera estarlo, es mucho más que darse un beso y decir «te quiero», aunque haya ocasiones en las que solo con eso basta. Y quizás no sea un amor perfecto, ni estable, pero sinceramente, no busco la perfección ni la estabilidad, busco una persona que me dé todo eso sin llegar a resultarme predecible, y eso es algo en lo que Ella era la mejor jajajajajaja. 
Sí, es verdad, me hizo daño, pero yo lo supe desde el principio, sabía lo que me suponía, sabía que si le daba mi corazón ella podía romperlo y decidí arriesgar a pesar de que para todo el mundo fuera la mayor gilipollez que he podido hacer hasta ahora. Pero bueno, ahora Ella es un tema a olvidar. Sabes que si las cosas hubieran sido diferentes desde el principio, quizás hubiera sentado la cabeza, pero no fue así y puede que por todo lo que pasó, ahora me cueste más encontrar a alguien a quien querer, en quien pensar que arriesgar no me parezca una gilipollez, puede que sea por eso por lo que tenga más idas y venidas que nunca y puede esté equivocándome de nuevo con esa otra chica, que quizás no debería esperar todo eso, pero es lo que hay...»

8 jun. 2011

El gran día

Me desperté, eran las 6:30 de la mañana, mi móvil tenía que despertarme a las 8:00. Sudaba, dormí sin taparme con las sábanas, pero sudaba... Putos nervios. Una ducha con agua muy caliente, un café, y una pila de apuntes. Ayer era el gran día. "Vamos, ya has pasado por esto. No es nada, te vas a superar... Pero... Joder, ¿cómo era aquella fórmula?". 
Me tomé el café y decidí no mirar más los apuntes, no era sano. En la tele: Anatomía de Grey, último capitulo de la segunda temporada, lo amo. "Lo que yo elijo eres tú"... Joder, me vienen a la cabeza muchos recuerdos, demasiados para ser exactos... Publicidad y corro a mi habitación, en el cajón de la mesa del ordenador, sigue ahí, intacta, como si la hubiera recibido ayer... Y dentro lo que busco... Me lo meto al bolsillo con un deseo en la cabeza: "Vamos chicos, ayudadme como en septiembre". Además, encuentro una foto de unos ojos verdes, la recuerdo sentada en la cama y lloró... 

6 jun. 2011

Nadie te lo asegura

Simplemente espero que llegue a odiarme, a odiarme de verdad...
Es sencillo, cuando quieres a alguien y quieres su bien, haces todo lo
que está en tu mano para conseguirlo. Por que es muy fácil decir "te
quiero", pero demasiado difícil demostrarlo.

30 may. 2011

Nadie me lo dijo

No he tocado el blog desde hace muchísimo tiempo. No lo he hecho porque no tenía motivos para escribir y volver a sentirme como antes. Es sencillo: no volveré a estar como antes. Podré estar contenta, podré sentirme orgullosa, podré llorar de felicidad, podré... hacer muchas cosas pero no volveré a sentirme de esa manera como cuando ella estaba.
Han pasado cuatro meses... demasiado largos, casi eternos, en los que me ha dado tiempo a pensar si las cosas hubieran sido diferentes, si las cosas hubieran salido bien. Pero por más que lo piense ya da igual, porque han pasado cuatro meses y yo sigo en mi habitación desesperada por no poder ni tan si quiera escribir. He llegado a aislarme tanto que ni si quiera escribo. 
 Y los días, las semanas y los meses han pasado, pero yo sigo sin recuperarme y es frustrante. Y lo único que he deseado es poder huir, pero la razón me decía que vaya a donde vaya su recuerdo me perseguiría. Porque no se me ocurre una forma de vivir sin ella, no sé cómo hacerlo. Y aunque he conocido a muchas personas últimamente, ninguna de ellas me ha sabido dar lo que me hace falta, ninguna llega a hacerme bien... y si por casualidad hay una que sí que me hace bien, da igual, porque es como si no lo viera, estoy tan jodida y tan asustada que ni siquiera reparo en que está ahí. Simplemente quiero volver al punto donde empezó todo y pararlo.

2 may. 2011

Pues menuda putada

«La vida es complicada y se divierte demasiado a menudo enviándonos a la persona correcta en el momento equivocado
Puede que seamos iguales de verdad y nos de miedo todo, pero sobre todo, ser queridas.

10 abr. 2011

Y aún así

La conocemos todos…
Esa soledad que nos mina a veces.
Que sabotea nuestro sueño o arruina nuestra madrugada.
Soy a veces yo.
Eres a veces tú. 

Y sólo me queda decirte simplemente que tus besos me acompañan a todas partes, es el recuerdo al que me aferro en los momentos de soledad. Simplemente decirte que te cuides mucho, que no dejes que se imponga el demonio sobre el ángel con demasiada frecuencia. Simplemente decirte, en fin, que no te olvidaré nunca.
Aún recuerdo la primera vez que me abrazaste, con el corazón acelerado, cuando todavía creías en ello. Aún recuerdo la primera vez que me besaste. Y mi boca te buscaba y nuestros alientos se mezclaban. E intercambiábamos torpes palabras de amor como «te quiero».

23 mar. 2011

Hoy, para ti

Hoy: llueve, hace frío y te tengo a mi lado tumbada viendo tu serie favorita. A ratos paso mi mano por tu espalda, te giras y me miras con tus ojos... tan llenos de secretos que yo quisiera conocer. Cuando estamos así, se me para el tiempo, se me para y es como si nada más existiera... Y quiera o no, es un poco tarde para todo. 

Quiero decir... ha pasado tanto tiempo desde la última vez que me sentí así. Y de repente apareces tú a la salida de un hospital, con la mente en otro sitio lejos de allí. Apareces tú con una sonrisa y esa voz que a mi me resulta tan dulce... Apareces tú y me enseñas otro mundo. 

18 mar. 2011

Me gusta

Me gusta que me pidas fuego con una sonrisa en los labios cada vez que nos vemos. Tú y tu peculiar manera de aparecer de repente. 
Me gusta la forma en la que haces que las cosas parezcan fáciles a veces. Porque cuando estás conmigo, me siento menos frágil, menos rota, más fuerte.
Me gusta que tus manos aprieten fuerte las mías por la madrugada cuando ya no quedan palabras porque cuando lo haces, dejas de parecerme un sueño, empiezas a ser real y duele un poco menos.
Me gusta cuando haces que te abrace para dormir porque luego dejo de tener pesadillas, puedo dormir tranquila. Que si te abrazo, ya no hay más miedos.
Me gusta verte cuando duermes. Tu dulce forma de desplegar todo ese mundo desconocido me... ilusiona.

16 mar. 2011

El verdadero sueño es ser capaz de soñar

Porque aunque creamos que ya no vale la pena, aunque no salga como esperábamos, aunque tengamos un mal día, aunque nuestros sueños se vayan a la mierda, debemos aprender a seguir soñando, porque para que salga bien, a veces tienes que hacer lo incorrecto… A veces tienes que cometer un gran error para darte cuenta de cómo hacer bien las cosas. Los errores duelen… pero son el único modo de averiguar quién eres realmente.

15 mar. 2011

Ahora lo sé


Ahora lo sé, ahora lo estoy comprendiendo. Cuando te conocí no me consideraba una buena persona, cuando apareciste en mi vida... la cambiaste, hiciste que creyera que en realidad lo era. Y ahora que no estás más, ahora, lo sé... sé que soy lo bastante buena para no merecer esto, para no sentirme así. Ahora, si estás ya con alguien o si te sientes bien a secas, yo me alegro porque sabes que tu felicidad para mí siempre fue lo primero.

14 mar. 2011

3MSC


Mientras vivimos nuestra vida a veces nos gusta ir rápido, conduciendo nuestro coche ideal a 150km/h. Y es como si el mundo no existiera, que el único mundo que conociéramos es el que está dentro de nuestro coche.
Vamos deprisa, aceleramos, pasamos de lo que ocurre a nuestro alrededor muchas veces para que no nos afecte. Porque en el momento que nos afecta, hemos perdido… nos volvemos frágiles, como las hojas que se caen de los árboles en otoño al suelo. En el momento en el que nos afecta dejamos que las fronteras de nuestro mundo se expandan y vemos cosas que tal vez antes ni si quiera nos habíamos fijado que estaban. Dejamos de ser un “Yo” para ser un “Nosotros”.
Muchas veces cuando esto pasa es porque alguien se pone en medio del camino y hace que nos detengamos. Ese alguien nos sonríe y nos dice “Frena un poco…”. Dudamos un rato, pero sin darnos cuenta, dejamos que se siente en el asiento del copiloto. Y sucede que esa mirada, esa forma de ser, nos sorprende y, poco a poco, vamos frenando. Y cuando hemos frenado del todo, ese alguien nos envuelve, nos ilusiona, nos hace ver ese otro mundo que antes no queríamos ver… y estamos perdidos.

Adaptaciones 2 (CRZ)


Noviembre me ha enseñado a recordar tus pasos desvaneciéndose en mi memoria.
Sabía ya desde antes que la huella del invierno no tardaría en borrar el espejismo del verano que pasamos bajo la esperanza de unos cuantos mensajes y otras tantas llamadas. Te sorprendería comprobar lo poco que he cambiado desde entonces. 
A veces, engañada por la memoria de aquellos días en que al anochecer escribíamos nuestra historia, me parece volver a escuchar tu voz a lo lejos en mi corazón. Pero sé que ya no hay nadie allí. Nadie.
A veces pienso que me he quedado atrapada en el tiempo esperando en vano que me devuelvas algo más que recuerdos.
Creo que te he escrito demasiadas cartas desde la última vez pero jamás me he atrevido a enviártelas, porque no sé si habrías querido recibir alguna de ellas. A veces me pregunto si todavía te acuerdas de mí, de los mensajes, de las llamadas… ¿recuerdas? Seguro que no… que soy yo la única que vive de los recuerdos o sueños de aquel verano que parece quedarse atrás entre las sombras de la memoria.

9 mar. 2011

Eso fue entonces

Hay veces que nos cerramos en banda a ver el sol, a ver que hay salidas. Nos creemos la mentira y decimos “No puedo”.

Joder, nos sentimos como la peor mierda del mundo y es como si nada de lo que pudiera pasar hiciera que las cosas cambien. Lo único que deseamos es que ocurra “eso”: que se acuerde, que llame, que no lo tire todo por la borda, que vuelva. ¿Cuántos no hemos deseado alguna vez eso?

Y la realidad nos mata... lo hace lentamente y sin ningún pudor: ni se acuerda, ni llama, ni deja de tirarlo todo por la borda, ni vuelve. En fin… sí, todo sigue igual y nosotros… nosotros también tenemos la sensación de seguir como siempre. De no haber dejado de pensar en él o ella, de echarle de menos, de quererle como siempre. Y no hay nadie en el jodido planeta durante una temporada que nos haga sentir ni por asomo lo que sentíamos antes. NADIE.

Hoy no

Odio que te vayas sin decir nada. Y tal vez seas tú la que no lea este mensaje. Sabes que nunca voy a poder no querer saber nada de ti, sabes que nunca podría... Te lo he dicho ya una vez: tú me haces feliz. Sólo me rompes cuando me dices que no somos nada. Te quiero y nunca he dejado ni dejaré de hacerlo mientras siga creyendo que lo nuestro es posible. Sé a la perfección que hay mucha distancia, que es difícil querer a alguien así, pero de momento no podemos hacer nada por remediarlo... Sabes que esto no ha acabado, nunca ha acabado. 
Tal vez sea verdad y te han hecho mucho daño, pero yo estoy aquí, y a lo mejor he llegado a tu vida para demostrarte que tienes a alguien en quien confiar, alguien que intentará comprenderte, alguien con quien compartir todo eso que sientes.

8 mar. 2011

¿Te acuerdas? Cambios

Soy de las personas que piensan que no hace falta cambiar por amor lo que somos en esencia. Pero bueno, soy rara así que esa idea supongo que es extraña.
Cambiar no es fácil, de hecho nunca cambiamos... sólo ocultamos cómo somos para el resto y guardamos para nosotros mismos eso que intentamos cambiar.
Lo malo de cambiar es que si nos guardamos lo que somos, entonces... ¿quiénes somos? Es difícil reconocerse después... ¿Eres esa persona en la que te conviertes o la que te guardas para ti?Odio que intente cambiarte, ya te lo he dicho. Odio que encima tú te plantees cambiar. Odio que sepas lo que quieres y la facilidad con la que haces que desaparezca del medio.
Pero míralo así: soy la única persona con la que de verdad puedes hablar de todo, la única persona que, tal vez, puede hacer que no cambies, la única que te hace dudar a veces y sigo siendo la única persona que, aunque lo niegues, sabes que te quiere tal y como eres.
En fin, sigue en el aire, sigue cerrando los ojos, sigue evitando la verdad... pero llegará un momento en el que no esté más ahí, en el que se habrá terminado todo. Y entonces no te podré negar que me has perdido.

06/09/2010

7 mar. 2011

Segundas oportunidades

Hay situaciones que se nos escapan de las manos. Hay momentos en los que nos quedamos sin saber cómo reaccionar. Y entonces, estallamos. Reímos, saltamos, damos un golpe contra lo que tengamos más cerca... lloramos... de felicidad, de rabia, de tristeza.
Ahora mismo no se me ocurre nada feliz, en fin, supongo que mi pesimismo me puede. Pero cuando estallamos por algo malo, en ese momento, el mundo entero se nos viene encima, parece como si lo hubiéramos estado sujetando con nuestro último aliento y de pronto las fuerzas se nos hayan escapado como en un suspiro. Y todo se queda oscuro, todo lo que deseábamos se ha ido a la mierda, todas las ilusiones, todos los planes, todo... todo parece quemarse sin remedio ante nosotros.

Entonces nos falta el aire, nos cuesta respirar. Nos aferramos a la idea que habíamos generado de algo en vez de aceptar lo que es; nos aferramos a los momentos que vivimos y no miramos adelante;

6 mar. 2011

Quizás

”¿Alguna vez has querido tanto a alguien que incluso te ha llegado a doler?” Esa pregunta seguro que nos la han hecho alguna vez a todos. Pero, ¿qué significa que nos duela? Y por encima de todo, ¿qué significa querer a alguien?

Podemos querer a alguien y hacerle daño. Podemos quererle e intentar hacerle feliz. O simplemente podemos no hacer nada y dejar que las cosas fluyan.

Cuando estamos en la primera situación, yo creo que más bien la liamos parda y acabamos jodidos hasta nosotros mismos. Muchas veces cuando esto pasa, no es porque lo hagamos conscientemente, a veces, es que ni nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta, pero pasa y la cagamos. A veces daríamos lo que sea por ver que esa persona se encuentra bien, está en perfectas condiciones, yo por lo menos si que daría lo que sea…. Y, personalmente, me jugaría todo a una por una oportunidad para cambiar las cosas, para hacerlo mejor.

4 mar. 2011

Adaptaciones (CRZ)

Pasan los días y yo sigo escribiéndote cartas que supongo prefieres no contestar, si es que llegaras a recibirlas. He empezado a pensar que las escribo sólo para mí, para matar la soledad y para creer por un instante que te tengo cerca. Todos los días me pregunto qué será de ti, y qué estarás haciendo. A veces pienso que te has marchado para no volver. Otras pienso que puedo odiarte, que destruyo estas cartas y desearía no haberte conocido jamás. Es curioso lo fácil que es contarle a solas a un trozo de papel lo que no te atreves a decir a la cara.

Corazones rotos

- ¿Sabes qué es lo mejor de los corazones rotos?
- No.
- Que sólo pueden romperse de verdad una vez. Lo demás son sólo rasguños.

Vale. Pero, ¿y cuándo sabemos que de verdad nos lo han roto? Porque con 17 y 18 años poco podemos argumentar acerca del amor de verdad, por lo que supongo que es muy fácil confundir un rasguño con un corazón roto.

2 mar. 2011

SinTítulo

El amor es como el mar. Y a veces cuando te lanzas a nadar, sientes que te ahogas, que tienes un bloque de cemento en los pies que no te deja salir a flote y eso pasa a veces. Sin embargo, creo que a veces el socorrista te lanza un flotador para que puedas estar a salvo. Entonces deberías coger el flotador y dejar de ahogarte…
Y la verdad es que jode muchísimo cuando te sientes en calma, cuando crees que estás a flote, que las cosas van bien y de pronto viene una ola enorme y se lo lleva todo por delante, incluido .

Así

Venecia 2010

«Me miraba ASÍ, con unos ojos azules y profundos que me recuerdan al mar cuando está en calma, cuando miras a lo lejos y no ves dónde acaba, cuando te pierdes en ese azul claro hasta el punto de no llegar a entender dónde empieza el cielo»


Y sientes calma, te sientes bien. Porque cuando te mira con esos ojos... sólo te sientes a salvo. Te mira y es como si pudieras estar en ese punto inexistente dónde el mar y el cielo se tocan estando entre mis brazos. ¿Qué si puedo sentirlo todavía? Pues podría decirse que sí, que lo siento como si todavía estuviera a mi lado, como si todavía estuviera mirándome con esos ojos que ahora siento que me engañaron... ¿Por qué? Es muy simple: no se olvida a quién se ama todavía. Y a lo mejor pasará el tiempo y esté con otra persona a la que querré, pero la sensación de rozar el mar y el cielo al mismo tiempo entre mis brazos, esa sensación, sólo la sentiré con esa persona, una sola vez. 

1 mar. 2011

Decisiones



Decisiones. Todo se reduce a eso, decisiones, pero también a momentos. Al principio de nuestras vidas, decidimos vivir o morir. Luego pasamos los días bajo las decisiones de los demás hasta que llega un momento en el que empezamos a decidir por nosotros mismos: elegimos nuestra ropa, elegimos nuestros amigos, elegimos lo que nos gusta, lo que no, elegimos mil cosas sin darnos cuenta… y en nuestra mente se quedan los momentos de las primeras risas, los fallos, las travesuras, los primeros amigos, los que se van, los que se quedan, los que llegaron después… el primer amor, la vez que nos rompieron el corazón… momentos que hacen que nuestras emociones tiemblen.
Después, las decisiones se hacen más grandes, más importantes. Decisiones que marcarán nuestro futuro, nuestra vida. Y cuando hay una decisión que nos puede llevar al triunfo o al fracaso, nos quedamos inmóviles, sin saber qué hacer y deseamos volver a ser esas pequeñas personitas que dependían de los demás para no tener que pensar si haremos o no lo correcto.

28 feb. 2011

Un chupito de tequila

Un chupito de tequila por cada lágrima que derramé por ti todo este tiempo, otro por esa respuesta a mi carta que nunca llegará. Uno más por tu extraordinaria forma de hacer como si nada pasara, porque cielo, te mereces un Óscar.
Ni que decir que hay que tomarlo porque aunque este mes tenga 28 días, en un supuesto mañana cumpliríamos un mes desde ese "por lo menos tres años". Se me olvidaba que también deberíamos beberlo por todas esas promesas sin cumplir y por todas las expectativas rotas.
Un chupito de tequila por ese beso que me diste hace un mes en casa de una amiga, otro más por todos esos mensajes que me mandaste. Un chupito de tequila porque aunque hoy sea lunes me voy a coger un pedal de cojones.Y el chupito más importante de todos: este va por esa persona que ha dejado mi corazón por ahí rompiéndose. Va por mí también, porque después de todo esto no creo que vuelva a creer en mucho tiempo en esa mierda que todo el mundo llama AMOR, porque después de todo esto echo el cierre por reformas, porque después de todo esto... simplemente sé que querré una ronda más de chupitos de tequila.

27 feb. 2011

Ahora


Recuerdo aquellas noches de final de verano en las que me mirabas fijamente a los ojos y sentía que había algo imposible. Recuerdo que me ponías roja y empezaba a tartamudear, porque me ponías nerviosa. Y entonces me dabas un beso en la mejilla y me calmabas.

Recuerdo que un día nos dejamos de hablar sin más, que dejamos de jugar y entonces nos perdimos. Recuerdo una noche en la que alguien me dijo que si alguna vez terminaba con la persona con la que estaba entonces, acabarías siendolo que más me importara.

26 feb. 2011

Adicciones


"El caso es que la adicción nunca termina bien. Porque tarde o temprano, lo que nos haya tenido drogados… deja de hacer sentir bien y empieza a doler. Pero dicen que no mandas a la mierda al hábito hasta que caes en lo más bajo. ¿Pero cuándo sabes que has caído? Porque no importa cuánto daño nos esté haciendo algo. A veces dejarlo marchar nos duele más."

24 feb. 2011

Posibles supuestos

La mayoría de las personas viven aterrorizadas por lo que sienten. Tienen miedo de lo que en un posible futuro podría pasar si hicieran algo impulsados por sus sentimientos. Desde muy pequeños nos enseñan que no podemos dejar que nuestros sentimientos nos dominen con frecuencia; de hecho, si hacemos algo impulsados por ellos somos vistos como los "malos" y por ello la mayor parte de las personas crecen con una cierta tendencia a callarse lo que sienten, a guardar sus sentimientos y a esconder aquellos impulsos que podrían cambiar muchas cosas si en un posible supuesto llegaran a realizarse.

23 feb. 2011

760 palabras

Hace un par de semanas te decía que cuando hablaba contigo sentía que desaparecía. Esta semana, me toca decirte que siento que me estas rompiendo. Me rompes cuando hablo contigo porque me tengo que tragar todo lo que siento para no cagarla, para que no te vayas. Me rompes y haces que mi Yo malo salga de nuevo. Y no quiero volver a ser una mala persona porque la mala persona que era ya la he dejado atrás. Me estoy cansando de que me rompas en todo momento, me estoy cansando de todo esto porque me he pillado por ti pero hay otra persona estupenda esperando a que le dé una jodida oportunidad para demostrarme que es lo que necesito. Y pasa que no puedo darle esa oportunidad porque te quiero a ti y necesito tiempo para sacarte de mi vida. Lo triste es que tenga que hacerlo.


Hace relativamente poco tiempo yo era una persona con planes. Me había pillado y eso hizo que yo cambiara. Quería despertarme todos los días con la sonrisa de mi chica y que nada me importara tanto como su felicidad. Quería enseñarle lo que era, lo que me gustaba, lo que me enfadaba. Quería mirarla a los ojos y saber que era ella todo lo que necesitaba. Pero algo cambió y mis planes desaparecieron. De pronto un día de junio apareciste tú y mis planes volvieron. Pero no eran los mismos. Me volví a pillar, me estaba pillando y me rompiste. La elegiste a ella, decidiste elegirla y mis planes tuvieron que desaparecer.

21 feb. 2011

Primer intento

Cuando hablamos te enseño otra parte de mí que sólo dejo que tú escuches, que tú leas. Me convierto en la chica que piensa en ti, que se ralla por ti, que te quiere a ti. Y por otro lado está la chica divertida, la de las grandes paridas, la que escribe por todos y no sólo por ti. Cuando te hablo, porque normalmente tengo que hablar yo, siento que la primera le gana terreno a la segunda. El caso es que no saber qué quieres, hace que exista un desequilibrio entre las dos personalidades y hace que mi segundo yo desaparezca. Y lo siento así, siento que desaparezco cuando te hablo.

20 feb. 2011

Mundos y hojas de papel

Locuras que jamás me atrevería a decir en alto. Y mirar el mundo de otra forma cuando tú por fin te decidas a mirarme a los ojos. Tú que eres la locura más grande de todas, por la que hubiera movido cielo y tierra. Sólo por ti, porque tú eras el motivo que me movía entre la desesperación de ser o no ser... aquello que éramos. Vivir es lo único que me queda sabiendo que tal vez nada cambie ahora, que todo se ha perdido en tus ojos y en los míos...

Locuras que te hubiera susurrado a al oído. Y poder darte un beso a media luz. Suponer que sólo se quedará en la mente... será mi forma de decir que pudo haber algo, aun cuando sé que no debería pensarlo. Porque siento el fin del mundo cuando te pienso. Porque es una locura... locura es quererte a través de mundos y hojas de papel.

19 feb. 2011

El dolor


Hay momentos en los que la gente nos para el tiempo. Sentimos que el aire ya no hincha nuestros pulmones y, en los casos extremos, el corazón deja de latir durante unos segundos. Todo se ha parado en ese momento y lo único que nos preguntamos es: «¿Por qué?» Cuando esto pasa por algo que nosotros mismos consideramos como algo bueno, deseamos seguir así, sin la necesidad del aire o de los latidos del corazón porque nos sentimos demasiado a gusto al olvidarnos de nuestro propio peso. Pero cuando es algo malo, nos sentimos pesados, nos ahogamos aunque sólo hayan pasado unos segundos y es como si incluso respirar doliera, y sin embargo tenemos que hacerlo si queremos vivir. Todo se para demasiado tiempo y nos duele como si nos estuvieran dando una paliza entre veinte de la que no podemos defendernos y no podemos hacer nada más que mantenernos en pie. Y cuando todo acaba, cuando ya sólo nos queda respirar con normalidad tumbados en el suelo, sigue doliendo, y hacemos que todo vuelva a nuestra mente a velocidad normal. Cuando todo va bien, deseamos que no se acabe nunca; inevitablemente la idea de no necesitar todo un mecanismo complejo para vivir, nos atare. Cuando las cosas van mal, deseamos que pase rápidamente, que deje de dolernos para poder vivir con todo ese complejo mecanismo.

17 feb. 2011

Hay noches...


Hay noches en las que apenas puedo dormir. Me duermo, pesadilla, me despierto… y así sucesivamente. Demasiadas cosas en las que pensar, demasiadas...

Lo que más me jode es tu recuerdo. Me jode porque ahora es como si no supiera vivir si no es a tu lado, es como si no pudiera ver el mundo si no es con tus ojos, es como si no existiera nada antes de que aparecieras. Y me jode. Es tan simple la forma en la que haces que me enganche a ti, que me resulta estúpido.

Es tan absurdo cómo hay noches en las que lo único que intento recordar es tu sonrisa y tus ojos, en las que intento recordar cada milímetro de tu cuerpo que recorrí con mis manos, en las que intento recordar el sabor de tus labios… y es como si pudiera tenerte otra vez a mi lado, otra vez junto a mí, con tan sólo cerrar los ojos.


"No quiero necesitarte...porque no puedo tenerte"  
Eso te diría mil veces a ti por teléfono, y otras mil a mí en mi cabeza para confirmar que esto es todo una locura que no somos capaces de cortar por lo sano. ¿Pero de que nos serviría cortarlo? Siempre estarían las conversaciones guardadas, los comentarios, los privados, las noches hasta las tantas y todas las cosas que "odiamos" de la otra haciendo que todo sea posible, haciendo que sea real. Y sí, te odio por hacer que cada día por las mañanas piense en ti, por hacer que cuando veo a aplatanados por Madrid siga pensando en ti, por hacer que te haya enviado mi bandera, por hacer que pierda el norte totalmente al escribirte esto... y sin duda por lo que más te odio es por hacer que te quiera como te quiero ahora.

Alguien

-Una vez conocí a una Persona muy… especial. No sabía nunca que era lo que quería... hasta que se pilló. Se puede decir que esa Persona era un caso extraño de embotellamiento compulsivo en sí mismo. Pero sinceramente, creo que ese no era su único problema... Se consideraba mala persona, era algo que le comía mucho el coco, había veces que incluso no podía dormir noches enteras dándole vueltas a ese pensamiento. Dos intentos de suicidio, varios comas etílicos, coca a montones y algunas cosas sueltas más de las que me llegué a enterar, son algunos de los motivos por los cuales no se consideraba buena persona. Sin embargo, llevaba una vida normal con muchos de sus amigos y su familia. Aunque es cierto que hay algunas personas que saben llevar bien eso del dolor sin que nadie lo note. Bueno, a la Persona, según yo, le faltaba algo, un motivo para sentirse una persona completa, y en realidad, más que algo, alguien. Sí, sí, alguien a quien cuando miras sientes que lo tienes todo y no necesitas más… alguien con quien despertarse por las mañanas y que sea lo primero que ves… alguien que esté ahí cuando sientes que todo va mal, pues eso, alguien. Y después de mucho tiempo llevando ese tipo de “vida”, encontró a Alguien.