Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

2 mar. 2011

SinTítulo

El amor es como el mar. Y a veces cuando te lanzas a nadar, sientes que te ahogas, que tienes un bloque de cemento en los pies que no te deja salir a flote y eso pasa a veces. Sin embargo, creo que a veces el socorrista te lanza un flotador para que puedas estar a salvo. Entonces deberías coger el flotador y dejar de ahogarte…
Y la verdad es que jode muchísimo cuando te sientes en calma, cuando crees que estás a flote, que las cosas van bien y de pronto viene una ola enorme y se lo lleva todo por delante, incluido .
Son las típicas olas que no ves venir pero cuando quieres apartarte ya es demasiado tarde y simplemente te ahoga... te ahoga de la misma forma que lo haría el bloque de cemento. Y así pasa en ocasiones. Que un simple momento, una discusión una mala palabra, un lo que sea, se lo lleva todo por delante y sientes que poco a poco te quita la respiración, que te deja sin energía, sin ganas, sin fuerzas, sientes que te hundes y que tocas fondo, tu límite.
Cuando tocas fondo, lo que deseas es quedarte ahí, porque no quieres tener que volver a pasar por el mal trago, no quieres volver a sentir que te ahogas. Sólo esperas quedarte ahí y que todo termine. Cuando llegas a tu límite empiezas a pensar en todo, en cada paso, en cada movimiento en falso, en cada palabra y buscas, y vuelves a buscar, y lo desordenas todo, pero no encuentras nada y lamentablemente cuando algo se acaba, cuando te ahogas, no hay que esperar encontrar algo.
Y, siendo optimistas durante cinco minutos, estando en el fondo puedes pensar que en algún momento el socorrista te echará de menos, que en cualquier momento te ayudará a salir de nuevo a la superficie lanzándote un nuevo flotador y tal vez entonces puedas volver a encontrar la calma, puedas olvidar que llegaste a tu límite y simplemente disfrutar de esos instantes de felicidad que te da la vida. Sólamente te queda esperar a que eso sea cierto.

2 comentarios:

  1. descubrí tu blog en una de las pgnas de tuenti y la verdad es que me ha encantado! profundas y verdaderas palabras :)

    ResponderEliminar