Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

6 jun. 2011

Nadie te lo asegura

Simplemente espero que llegue a odiarme, a odiarme de verdad...
Es sencillo, cuando quieres a alguien y quieres su bien, haces todo lo
que está en tu mano para conseguirlo. Por que es muy fácil decir "te
quiero", pero demasiado difícil demostrarlo.

En fin, lo que quiero decir es que hay que hacer lo correcto por muy
jodidos que acabemos. Pero la cuestión es, ¿cómo le explicas a tu
corazón que ya no debe sentir lo que siente por ese alguien?
Es frustrante cuando lo que haces es intentar superarlo de todas las
maneras posibles y no consigues casi nada. Es frustrante cuando estás
con alguien más y te das cuenta de que no vais a ningún sitio por el
simple hecho de que no has conseguido superar lo de esa otra persona
que tanto te marcó. Sientes mucho asco hacia ti misma cuando te das
cuenta de que sigues deseando a esa persona, que sigues unido a ella,
necesitándola, extrañándola y, sobre todo, queriéndola.
Pero intentas ser fuerte, ser "optimista" y piensas que se pasará con
el tiempo, porque el mundo entero te dice que el tiempo todo lo cura.
Intentas seguir con esa persona con la que deberías estar porque, a
fin de cuentas, es lo correcto. Intentas olvidar, intentas que esa
persona te vuelva loca, intentas necesitarla, desearla, intentas que
haya esa chispa, que con tan sólo mirarla a los ojos pienses "Es para
mí", que con tocar su piel consigas que el resto del mundo no importa,
que con besar sus labios sientas que puedes rozar el cielo... Porque
así es como te sentías la última vez, eso es lo que te hacía sentir y
si esa persona te hiciera sentir todo eso, quiere decir que ya has
desterrado a la otra persona.
Pero nadie te asegura que al volverle a ver, al volver a tenerle
delante de ti se te quiten las ganas de rozar sus labios de nuevo, de
recorrer cada centrímetro de su piel, de volver a aquellos segundos de
felicidad en los que con tan solo mirarle sabías que él o ella era la
persona con la que hubierais pasado el resto de tus días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario