Visitante

En mi calendario ya tengo marcados los días que van sin tenerte a mi lado...
Y en mi piel tengo marcados tus labios...

30 may. 2011

Nadie me lo dijo

No he tocado el blog desde hace muchísimo tiempo. No lo he hecho porque no tenía motivos para escribir y volver a sentirme como antes. Es sencillo: no volveré a estar como antes. Podré estar contenta, podré sentirme orgullosa, podré llorar de felicidad, podré... hacer muchas cosas pero no volveré a sentirme de esa manera como cuando ella estaba.
Han pasado cuatro meses... demasiado largos, casi eternos, en los que me ha dado tiempo a pensar si las cosas hubieran sido diferentes, si las cosas hubieran salido bien. Pero por más que lo piense ya da igual, porque han pasado cuatro meses y yo sigo en mi habitación desesperada por no poder ni tan si quiera escribir. He llegado a aislarme tanto que ni si quiera escribo. 
 Y los días, las semanas y los meses han pasado, pero yo sigo sin recuperarme y es frustrante. Y lo único que he deseado es poder huir, pero la razón me decía que vaya a donde vaya su recuerdo me perseguiría. Porque no se me ocurre una forma de vivir sin ella, no sé cómo hacerlo. Y aunque he conocido a muchas personas últimamente, ninguna de ellas me ha sabido dar lo que me hace falta, ninguna llega a hacerme bien... y si por casualidad hay una que sí que me hace bien, da igual, porque es como si no lo viera, estoy tan jodida y tan asustada que ni siquiera reparo en que está ahí. Simplemente quiero volver al punto donde empezó todo y pararlo.
Y es tan estúpido pensar en por qué tuvo que ser ella... y es tan absurdo cómo la razón me lo niega todo y me hizo creer en cosas como erl amor o el destino, que ahora ya no sé cómo quitarmelo de la cabeza. Y es que a fin de cuentas eso no son más que cuentos para las personas optimistas e ilusionadas pero yo no soy una persona optimista ni estoy ilusionada, por lo que no me vale eso de el amor y el destino. 
                                                                       
Y lo peor de todo es que esas personas que conoces, esa que te hace bien, se hacen nada cuando te pillas de verdad... cuando lo único en lo que piensas es en volver a estar como antes, a su lado, a dos centímetros de sus labios, respirando el mismo aire, cerrando los ojos y viendo todo eso que quieres con esa persona, tocando sus manos y sintiendo que no es ni mágico ni bonito, sino real. Pero la realidad te gana y te dice «Que te jodan, ya no va a volver»... y es una putada cuando te das cuenta de que aunque pudiera volver, no lo hará. 
Sigo en el mismo punto donde me dejó, sin saber qué hacer ni a donde ir. Porque ver cómo ella ha salido adelante y yo no, tiene un sabor tan agrio, tan amargo... que lo único que me queda es ver como ella se ha olvidado de todo... ver como ella, se ha sobrepuesto... ver...pero ante todo, duele ver que ella tiene unos planes nuevos y yo no estoy en ninguno de ellos... es demoledor. ¿Qué puedo hacer? Porque busco una salida y no la encuentro, la busco y es como estar en medio de un incendio...
¿Qué me queda? Lo único que me queda es apretar los dientes delante de ella. Me queda sonreírle y decirle que se vaya con esa otra chica, que ella la hará feliz. Que ella parece una buena chica, que tal vez debería aprender a sonreir mejor porque le sale una sonrisa extraña a veces, que quizás le dure mucho tiempo. Y se lo digo con una sonrisa fingida en los labios, aunque ella no lo ve, como tampoco ve las ganas tan enormes que tengo de echarme a llorar. Pero simplemente aplico lo de esa frase tan famosa de «Si quieres algo de verdad, a veces es mejor dejarlo ir», simplemente estoy preocupándome de que sea feliz de nuevo, no conmigo, sino con otra. Y es que a veces, las cosas no salen como una las planea, y te das cuenta de que lo que debes hacer es lo que menos te gusta.
 
«No sé lo que he hecho
O si me gusta lo que he empezado
Pero algo me dice que corra
Y cariño, me conoces es todo o nada

Hay sonidos en mi cabeza

vocecitas susurrando
Que debería irme y esto debe terminar
Oh y me encuentro a mi misma escuchando

Porque no sé quién soy, quién soy sin ti

Lo único que sé es que yo debo
Y no sé si tú podrías estar al otro lado
Lo único que sé es que yo debo
Porque ella te ama más de lo que yo podría
Ella que se atreve a ponerse de pie donde yo lo estuve

Mira el amor que pensé es en blanco y negro

Eso es un error o es correcto
Pero tú no me estás dejando sin luchar
Y creo que eso me desgarra por dentro

Porque no sé quién soy, quién soy sin ti

Lo único que sé es que yo debo
Y no sé si tú podrías estar al otro lado
Lo único que sé es que yo debo
Porque ella te amo más de lo que yo podría
Ella que se atreve a ponerse de pie donde yo lo estuve

Y yo no se mucho de donde estas si algunas vez debo llamar

Tu me entiendes más que nadie, he amado a muchos
Pero tú me enseñaste a confiar en mí misma y por lo que me digo
Esto es lo que tengo que hacer»

Y lo que debo de hacer es sonreír de nuevo y dejar que se vaya con otra. Dejarla en las manos de otra. Y vuelvo a tener una sonrisa fingida, pero esta vez ya no puedo parar de llorar. Porque nadie me dijo que me iba a doler tanto dejarla ir del todo. La he soltado. Pero aún tengo algo que decirle a esa otra. Y es que más le vale hacerla feliz, porque como me entere de que la hace sufrir, juro que sólo vuelvo a esa maldita isla para partirle todos los huesos. Porque es la segunda vez que renuncio a ella y la última.

Sí, a veces cuando quieres algo o a alguien de verdad, debes dejarlo marchar por mucho que duela.


¿No?

2 comentarios:

  1. Dije que dormiria y aqui estoy leyendo un blog de madrugada, alguien me dijo que debiera hacerme uno quiza el hablar "con una niña" y ver el suyo me empujo a crear el mío quizá debiera tambien traspasar mis palabras al resto de los ojos que quieran mirarlas, ¿coincidencia?¿señales? o ambas quien sabe,-dijo´"lírica" tras caerse de una conexion mientras hablaba con una persona la cual solo pensaba en numeros, la cifra del tiempo de vida, insisto en que son "pocos numeros" y me respuesta a que pienso de lo que leo?...pienso que es una gran mujer con mucho mundo interior, el r4esto son cifras pero hay que seguir viviendolas y exprimentarlas intensamente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar